EVALUACIÓN DE FACTIBILIDAD DE LAS FÁBRICAS RECUPERADAS POR LOS TRABAJADORES

Los proyectos de factibilidad

La estrategia legal aplicada en cada proceso de recuperación de una fabrica, habitualmente es sustentada por un proyecto que demuestre la viabilidad de su explotación en manos de los trabajadores.

Estos proyectos de viabilidad se presentan en los juzgados que atienden las quiebras o en su defecto en las legislaturas provinciales para solicitar el proceso expropiatorio.

Al diseñar la estrategia del proyecto, debe tenerse en cuenta que estamos ante el caso de una empresa tradicional que quebró por falta de competitividad Repetir la experiencia con la misma arquitectura le genera al proyecto un alto nivel de incertidumbre.

El país cuenta con numerosas experiencias de fabricas recuperadas por los trabajadores que son competitivas en el mercado nacional e internacional. Las mismas fabricas que quebraron bajo el sistema de gestión tradicional.

Para formular un proyecto, en el movimiento de fabricas recuperadas se tienen en cuenta algunos principios gestionales que han generado excelentes resultados en las distintas experiencias.

Enfoques inadecuados sobre las fabricas recuperadas

En los últimos años se han realizado muchos informes y publicaciones sobre las fabricas recuperadas.

Sin embargo, en general se las trata de interrelacionar con distintos enfoques tradicionales de la economía social de mercado, con emprendimientos autogestionados, con empresas capitalistas y hasta con ejemplos sociales que deberían ser estatizados.

Esta confusión con las fábricas recuperadas no resulta sorprendente. Al constituir una experiencia exitosa en lo económico y en lo social, y generar un cambio fundamental, del hombre como recurso de trabajo de otro hombre, al hombre artífice en la construcción de su propio destino, despierta a los mas variados intereses.

Los Principios

Los trabajadores invierten su conocimiento, tiempo y esfuerzo integrado en una organización y retiran los resultados económicos de su inversión. El trabajo es formador de capital.

La diferencia es sustancial con otras formas organizacionales cuyos resultados económicos surgen de una inversión económica. El capital es formador de capital, y el trabajo no es una inversión sino un recurso.

Las fábricas recuperadas por los trabajadores no constituyen un sistema de autogestión con el objetivo de crear una red de economía social alternativa al mercado. Las fábricas realimentan su eficiencia en el mercado al competir en él.

Las fábricas no son capitalistas porque su objetivo no es maximizar el lucro del capital, sino el bienestar de sus trabajadores.

La Organización

Uno de los pilares que sustentan la viabilidad de las fábricas del Movimiento lo constituye su modelo de gestión. Las fabricas tienen una organización de sistema abierto en el cual los comportamientos de sus integrantes están interrelacionados con las características especiales del escenario en el que actúan.

La crisis fortalece la unidad de los trabajadores al alcanzarse altos niveles de compromiso y solidaridad. Estas conductas les permite sentirse con mayor seguridad y fortaleza para enfrentar el escenario adverso. El compromiso lo genera la información compartida y las decisiones democráticas en el ámbito de asambleas. La solidaridad, la igualdad en las circunstancias.

Cuando la estrategia legal diseñada para cada fabrica, les permite a los trabajadores alcanzar el objetivo de utilizar los medios de producción gobierna el mismo espíritu y la misma estrategia, la información y las decisiones democráticas, y la solidaridad para ayudarse unos a otros en las funciones y objetivos a cumplir.

Esta cultura se suma a la vasta experiencia de los trabajadores con los medios de producción y las instalaciones.

Los esfuerzos se canalizan en primera instancia hacia la limpieza y el mantenimiento, para generar las condiciones adecuadas para producir. El primer pedido del mercado se responde adecuadamente en tiempo y con altos niveles de calidad motivado por las mismas condiciones: compromiso y solidaridad.

Cada logro alcanzado fortalece el compromiso y la solidaridad del equipo de trabajo.

El control horizontal hace innecesario la existencias de niveles gerenciales y de supervisión con sus respectivos costos asociados.

La gimnasia de esta estrategia organizacional permite alcanzar altos niveles de eficiencia, niveles adecuados de calidad y el mejoramiento de la productividad económica.

El Proceso de Recuperación

El proceso de recuperación, se lo puede dividir en tres fases:

La primer fase es la posesión de los medios de producción para poner en marcha las actividades.

La segunda es la subsistencia. Las primeras operaciones se realizan contra pedidos concretos, lo que les permite hacerse de liquidez para comenzar a conformar activo de trabajo. Los trabajadores realizan su actividad a riesgo y se distribuyen los primeros beneficios de la actividad desarrollada, para cubrir sus necesidades mínimas.

La tercera es fase de sustentabilidad. La cooperativa comienza a vender sus propios productos al mercado. Esto les permite obtener márgenes superiores, que se derivan a conformar inventarios, hacer mantenimientos e inversiones en el equipamiento para asegurar la robustez del proceso y/o incorporación de nuevas líneas de producción. Los montos de las distribuciones se incrementan considerablemente.

La Persona jurídica

A pesar que la normativa de las cooperativas de trabajo tiene algunas restricciones para acompañar la dinámica de las fabricas recuperadas, se adopta esta modalidad porque es la persona jurídica mas adecuada a los principios que sustenta a las fabricas, “los trabajadores invierten su conocimiento, tiempo y esfuerzo integrado en una organización y retiran los resultados económicos de su inversión”.

El estudio de mercado

Las fábricas que han dejado de operar tienen asociada, en cierto grado, una demanda insatisfecha.

Los contactos formales o informales con los clientes en general está disponible

Por lo que un simple análisis proyectivo que surge de la información obtenida de los contactos permite determinar con un alto nivel de certidumbre la dimensión de la demanda.

Con esta información los trabajadores pueden decidir sobre las líneas de producción que son necesarias activar para responder a esa demanda

El dimensionamiento físico

El estado de los bienes de uso de una fábrica tiene directa relación con la capacidad instalada.

Los bienes de uso están compuestos por:

 Terreno y sus mejoras 
 Edificios y obras complementarias 
 Instalaciones industriales 
 Máquinas y equipos 
 Rodados y equipos auxiliares 
 Muebles y útiles 
 Infraestructura

En los procesos de recuperación de las fábricas, en general, los trabajadores se han encontrado con una situación de estado de deterioro o faltantes de los bienes de uso producto de:

 La carencia de inversiones en mantenimiento preventivo y correctivo durante los últimos períodos de funcionamiento de la empresa.

 El vandalismo por el descuido y el abandono de las instalaciones.

 La acción deshonesta de quienes tienen en custodia o administración los bienes de la fallida.

 La extracción de piezas vitales de los equipos por parte de interesados en comprar a precios viles dichos equipos en caso de remate.

El efecto experiencia es uno de los principales elementos de éxito que los trabajadores tienen sobre el equipamiento y las instalaciones, Su puesta a punto se suele realizar con el apoyo de otras fábricas del Movimiento que aportan materiales y el trabajo de sus especialistas.

Si bien el aporte en carga de trabajo es alta, se suele alcanzar la puesta en marcha con una muy baja o nula inversión en dinero.

De esta manera se regenera una determinada capacidad instalada que actuará como límite de producción en el plan de explotación.

El dimensionamiento económico

La empresa se conforma por un activo fijo y un activo de trabajo.

Activo Fijo: Determina la capacidad instalada en la empresa y comprende:

• Bienes de uso

• Gastos asimilables o cargos diferidos: intangibles compuesto por.

 Investigaciones y estudios 
 Constitución y organización de la empresa 
 Gastos de administración e ingeniería durante el período de instalación 
 Patentes y licencias 
 Gastos de puesta en marcha 
 Infraestructura realizada en predio ajeno 
 Otros

• IVA de todos los gastos realizados en los que se abonó este gravamen y queda como un crédito fiscal a favor de la empresa.

Activo de trabajo: determina el grado de aprovechamiento de la capacidad instalada en el plan de explotación

– Disponibilidad mínima en caja y banco

– Créditos por ventas (se le debe restar las utilidades y las amortizaciones incluidos en el valor del precio de venta)

– Bienes de cambio:

– Stock promedio de materia prima

– Stock promedio de materiales

– Mercadería en curso y semielaborado (se le deben restar la proporción de amortización de gastos generales de fabricación)

– Stock promedio de producto terminado semielaborado (se le deben restar la proporción de amortización de gastos generales de fabricación)

– IVA: Se calcula exclusivamente sobre los bienes de cambio solamente y queda como un crédito fiscal a favor de la empresa.

El costo de los productos terminados vendidos a lo largo de un ejercicio está dado por el siguiente cuadro:

Un inversor puede invertir capital para recuperar una empresa. Pero el objetivo del inversor es la de maximizar el rendimiento de la inversión. Tanto el rendimiento de la inversión como el nivel de certidumbre de ese rendimiento deben ser lo suficientemente atractivo para el inversor para tomar la decisión de realizarla entre otras inversiones de oportunidad en el mercado.

La experiencia de las fabricas recuperadas por los trabajadores ha superado la barrera cultural de que el ciclo económico debe iniciarse con una inversión disponible para capital de trabajo.

En cuadro Costo total de lo vendido se puede observar como la estrategia operativa de las fabricas recuperadas por los trabajadores permite minimizar las necesidades de disponibilidad de dinero para capital de trabajo.

Cuadro: Costo Total de lo Vendido

Luego las Inversiones de activo fijo se amortizan y se distribuyen en el Costo Total de lo Vendido dentro de los Gastos de Fabricación, Costos de Administración y los costos de Comercialización.

La disponibilidad líquida en Caja y Bancos del activo de trabajo se aplica a:

Costo Total de lo Vendido (CTV)

+ Gasto de Producción – Costo de Producción (incrementos de Stock Bienes en Curso)

+ Costo de Producción – Costo de Producción de lo Vendido (incrementos de Stock Elaborados – un proporcional de Amortizaciones (pA) que esta absorbido en Gastos de Fabricación (GF), Costos de Administración (CA) y Costos de Comercialización (CC)

Las Ventas realizadas (V) – Costo Total de lo Vendido (CTV) es igual a la Utilidad económica (Ue)

La Venta Ingresa a Caja y Bancos un importe equivalente a utilidad económica + costo total de lo vendido

Es decir Caja y Bancos se incrementa en Utilidad económica y un proporcional de Amortizaciones menos o mas la transferencia realizada de recursos líquidos a recursos físicos (Bienes de Cambio) o viceversa.

En el cuadro de Resultados comienza a acumularse Costo Total de lo Vendido, Ventas y utilidad económica a lo largo del ejercicio en análisis.

De esta Utilidad Bruta se deducen las distribuciones entre los socios de la cooperativa, Si se tratara de una empresa tradicional se deducen las siguientes aplicaciones: Impuestos a las Ganancias, Honorarios al Directorio y Dividendos.

Dimensionamiento financiero:

Para un inversor, la posibilidad de endeudar a la empresa, le permite mejorar la tasa de retorno de su inversión.

Estos endeudamientos han sido uno de los principales factores que han llevado a la quiebra a muchas empresas. La imposibilidad de hacer frente a los incrementos de los costos financieros o la reducción de la ventas ante un punto de equilibrio elevado.

Las Fabricas Recuperadas evitan el endeudamiento dado que el costo financiero reduce la utilidad. Por tal motivo en los proyectos de factibilidad de las Fabricas Recuperadas por los Trabajadores se excluye el dimensionamiento financiero.

La evolución de las fabricas es sostenida, con puntos de equilibrio reducidos, sin compromisos financieros, lo que les ha permitido enfrentar los momentos mas críticos del escenario económico del país.

Anexo:

 Javier Ona, “Plan de factibilidad de la cooperativa 18 de diciembre Ltda (ex trabajadores de Brukman)”, presentado ante la Legislatura Porteña:

“este proyecto no requiere inversiones de capital financiero, ya que el aporte lo hacen los trabajadores invirtiendo su capital humano, único recurso disponible en estas circunstancias de falta de crédito y subsidios por parte del estado. De esta manera los trabajadores dejan de ser un recurso mas como en la empresa de gestión de capital al cual se derivan las aplicaciones de costo del capital de trabajo.

Como la organización es horizontal desaparecen los costos de mano de obra indirecta y los costos de gerenciamiento administrativo, comercial y financiero.

Luego de los primeros giros en el plan de explotación, la fabrica va conformando capital en bienes de cambio para aprovechar las economías de escala en la producción lo que les permite ampliar su base de mercado al mejorar la respuesta al cliente y los costos operativos.

Para iniciar las actividades surge la necesidad de fondos para la conformación de la cooperativa, la reconexión de los servicios públicos, electricidad, gas, agua y teléfono, y el mantenimiento de alguna línea de producción en la que se iniciarán las actividades.

Estas inversiones de activo fijo en general son realizadas a través de colaboraciones de otras fábricas”.

(*) Ingeniero UTN

Compartí la nota
error

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *